9 de ene. de 2008

El tiempo lo devora todo.

Las actividades obviamente dependen de tiempo, pero depende estrictamente de la intensidad que posean para que estas tenga un sentido real y dejen una marca relevante en la vida o al menos por un tiempo como para que te haga descontarte a ti mismo y obtener una falsa panacea y refugio de tus habituales actividades.

Me tomé un par de días de vacaciones del trabajo, que se compaginaban bellamente con el término de las responsabilidades académicas a nivel presencial y la razón útil de viajar fuera de Santiago para tocar con En nuestras venas. Por defecto la localidad elegida para que se convirtiera en el edén por este corto pero intenso lapso seria Buenos Aires.
Lo amigos de siempre, la buena comida, el sentir que tu única responsabilidad en la vida es Comer bien (Digamos que mal, por la excesiva cantidad de comida consumida que me dejaba día a día con un sentir de culpa de alguna forma, además de un gran dolor de estomago.) Dormir bien a pesar del brutal calor y sensación térmica de la Porteña ciudad y estar con los que no tienes la chance de estar a menudo.

El show de En nuestras venas ni hablar, todo prolijo, ensayamos un día entero previo en el estudio de Retar, que aun le falta por terminarlo a nivel estructural pero que esta por excelente camino a un temperatura posiblemente superior a los 45- 47 º C, es decir. Todos en la menor cantidad de ropa posible sin caer en exhibicionismo que pongan en duda nuestra virilidad.

En si el mismo día del show, fue increíble, quizás no la cantidad de gente esperada, mucho menos, pero soy de la idea, que si tienes audiencia en Buenos Aires que se enganche con lo que haces, puedes enganchar a cualquier audiencia en cualquier parte del globo, quizás mis compañeros de banda puedan tener una perspectiva diferente, lo concreto, es que es un publico difícil, aun que es mejor y esperable que la gente escuche la banda y se interese de manera real por ella que tener una veintena de autómatas sin cerebro haciendo mosh solo por el hecho de que estan en un show.

Terminado el reci, todos quedamos con la sensación de gusto a poco, a que las cosas serian increíbles si todos viviéramos más cerca, en la misma ciudad pero por el momento todo esto solo responde a deseos que no son factibles de materializar de manera tan simple, pero bueno, por el momento así son las cosas y hay que dar gracias que hasta el momento funcionan a nivel.

Cuando llegamos con Pedrito a su casa, después del show, me entere vía internet, que había aprobado el ramo/materia que me estaba reventando la cabeza, lo que se reduce a Egresar de la carrera y dedicarme a los que es en si al proceso de titulación, mediante un proyecto de titulo que ya tiene tema pero que no me interesa pronunciar aquí.

El 4 de enero del presente año mi día estaba completo.
En fin. Hay un URL con las fotos del show de En nuestras venas y otro con las locuras de ultima noche en buenos aires antes de esperar el avión desde las 4 de la mañana hasta las 11:30 del mismo día…

“Cuanto toda pasión se torna en cenizas,
toda desgracia se desvanece al no más temer”

Adios- En nuestras venas.

Abrazos querid@s.

Colaboraciones al "fake e-zine", que se ha transformado por cosas del destino en vitacora de actividades y vivencias del capitan veneno a jeronimo@riseup.net